Por qué es importante la biodiversidad en las granjas

Por qué es importante la biodiversidad en la granja

Los agricultores de hoy en día tienen que examinar detenidamente un sinnúmero de opciones agrícolas y ganaderas gracias a variables que cambian constantemente, como el cambio climático, la economía mundial, las normas internacionales de inocuidad de los alimentos, el aumento de la energía limpia y las tendencias mundiales de consumo de alimentos. Por ejemplo, las proyecciones agrícolas del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos para 2028 ilustran que se prevé que el menor rendimiento previsto de la soja para los productores dará lugar a cambios en las plantaciones de cultivos, en particular, el paso de la soja al maíz y al trigo. Las decisiones que se adopten sobre la configuración del paisaje agrícola, basadas en los factores mencionados, repercutirán en última instancia en la inocuidad de los alimentos y la seguridad alimentaria debido al vínculo fundamental que existe entre la diversidad biológica de las explotaciones agrícolas.

La sinergia entre la flora, la fauna, los vertebrados, los invertebrados y los microbios que se dan de forma natural repercute en la supresión, o la prevalencia, de agentes competidores como los patógenos y la resistencia genética al estrés. Las técnicas y metodologías de la agricultura orgánica están adquiriendo mayor tracción a medida que utilizan los principios básicos de la biodiversidad agrícola; algunas incluso se remontan a la práctica tradicional de alentar la coexistencia de las lombrices de tierra y los escarabajos peloteros. Estudios recientes como los publicados en el Journal of Applied Ecology y Ecology Letters muestran una correlación directa entre la biodiversidad de las granjas y la seguridad alimentaria. A continuación se examinan otros beneficios.

Polinizadores Sostenibles

Las abejas y otros insectos pueden polinizar los cultivos con seguridad, utilizando las franjas de floración o los márgenes de los cultivos como fuentes de nutrición y refugio. Una ilustración popular de esto, en el noroeste del Pacífico, es el cultivo de la lavanda junto con otros cultivos que no sólo apoyan a la población local de abejas, sino que también dan lugar a un alto rendimiento de la miel de lavanda fácilmente disponible.

La diversidad filogenética disminuye la aparición de enfermedades

Un estudio de 2015 publicado en Nature demostró cómo las comunidades agrícolas con más «parientes cercanos» plantados en proximidad tenían una mayor resistencia a las enfermedades de los cultivos y a las malas hierbas. Aunque la rotación de cultivos se practica predominantemente en todo el mundo, una comprensión más profunda de la diversidad filogenética ayudará a los agricultores a tomar decisiones más informadas sobre las variedades de cultivos que deben rotarse y con qué frecuencia para combatir las enfermedades y otras especies invasoras.

La preservación del suelo; un recurso no renovable

La agricultura convencional suele centrarse en el monocultivo, o en el cultivo de un solo producto, en una gran superficie de tierra. Si bien esto facilita el control de las plagas y enfermedades pertinentes a la especie de cultivo en cuestión, también tiene un impacto negativo en el suelo por el exceso de fertilización, el uso de plaguicidas y el desequilibrio en las tasas de absorción de nutrientes. Las escorrentías de agua de estas zonas transportan los agentes químicos a las zonas cercanas, lo que repercute en la calidad y la seguridad de los recursos hídricos y del suelo.

Pasar de un modelo de riesgo a un modelo de resistencia

El enfoque tradicional de gestión de riesgos se basa en gran medida en el apoyo extrínseco, como los controles de procesamiento, producción, distribución y almacenamiento. Este método no sólo requiere mano de obra, tiempo e inversión adicionales, sino que el impacto sobre las huellas de carbono y agua también es adverso. Un modelo basado en la resiliencia depende de la biodiversidad para amortiguar los cambios en el clima y los niveles variables de nutrición del suelo. Las técnicas de acoplamiento, como la diversidad de cultivos filogenéticos y la utilización de bioplaguicidas, refuerzan la capacidad del suelo para prepararse para el siguiente ciclo de cultivo.

La diversidad biológica también influye positivamente en el crecimiento socioeconómico, ya que las comunidades agrícolas pueden hacer frente colectivamente a la creciente demanda mundial de alimentos y contrarrestar el despilfarro de alimentos. Los agricultores de hoy en día están combinando sus esfuerzos para promover la biodiversidad junto con la tecnología, como el Sistema de Información Geográfica, para producir imágenes en tiempo real con mapas codificados por colores.

Leave a Comment!