Enfermedades transmitidas por alimentos y por qué es importante el control de la temperatura de los alimentos

Según el CDC, se estima que hay 48 millones de personas que se enferman por enfermedades transmitidas por los alimentos cada año. De ellas, aproximadamente 128.000 terminan hospitalizadas y otras 3.000 mueren.1 Como propietario de un negocio de comestibles, tienda de conveniencia, restaurante, camión de comida u otra operación donde se venden alimentos, el control de la temperatura de los alimentos es vital.

Muchas de las bacterias y gérmenes que causan enfermedades e intoxicaciones alimentarias se activan cuando los alimentos no se mantienen a las temperaturas adecuadas. Hay rangos de temperatura específicos, dependiendo de si el alimento se congela, refrigera, mantiene en frío, cocina o mantiene caliente. Cuando estos no se mantienen adecuadamente, las bacterias y los gérmenes comienzan a formarse en los alimentos.

Otra causa de la formación de bacterias y gérmenes está relacionada con el tiempo. Cuanto más tiempo se expongan los alimentos a temperaturas que caen fuera de los requisitos de almacenamiento de alimentos seguros, más tiempo hay para que los alimentos se contaminen.

Algunas de las bacterias y gérmenes más comunes transmitidos por los alimentos que pueden causar intoxicación alimentaria y enfermedades incluyen:

  • E. Coli
  • Clostridium Perfringens
  • Campylobacter
  • Vibrio
  • Norovirus
  • Estafilococo Aureus
  • Botulismo
  • Salmonella
  • Listeria

Los síntomas típicos de las intoxicaciones alimentarias y las enfermedades pueden incluir:

  • Dolor de estómago
  • Diarrea
  • Vómitos
  • Dolor de cabeza
  • Fiebre de bajo grado
  • Calambres estomacales e intestinales

Los síntomas no siempre aparecen de inmediato, dependiendo de las bacterias y gérmenes presentes en el alimento contaminado. Podría tomar varias horas o incluso días antes de que uno se diera cuenta de que tenía una enfermedad o una intoxicación alimentaria.

Temperaturas de los alimentos y tiempos de retención

Es su responsabilidad revisar las temperaturas de los alimentos y los tiempos de retención requeridos para cada tipo de producto alimenticio que su empresa venda. Por ejemplo, con los alimentos fríos, la zona de peligro es cuando las temperaturas superan los 41 grados Fahrenheit.

Ciertos tipos de alimentos pueden conservarse durante un corto período de tiempo sin riesgo de bacterias y gérmenes transmitidos por los alimentos. Por ejemplo, la carne de vacuno normalmente se puede mantener hasta dos horas después de ser sacada de la refrigeración antes de que tenga que ser devuelta a un ambiente más fresco o cocinada.

La mejor manera de mantener la comida segura

La mejor y más efectiva manera de mantener la seguridad de los alimentos es con una adecuada formación y educación de su personal. Todo el mundo debería saber cómo comprobar que los alimentos tengan la temperatura adecuada, con qué frecuencia deben tomar lecturas de temperatura, y qué hacer cuando se encuentra comida fuera de la zona de temperatura segura.

Para asegurar que las lecturas de la temperatura y los tiempos de espera sean precisos, es necesario utilizar las herramientas de control de la temperatura adecuadas, como termómetros, relojes con temporizador, etc. Estas herramientas facilitan el control de los niveles de temperatura y el tiempo de retención de los alimentos.

Siempre que las temperaturas de los alimentos caigan fuera de sus zonas de temperatura segura o excedan sus tiempos de retención segura, los alimentos deben considerarse contaminados y desechados. Los recipientes en los que se han guardado los alimentos no deben reutilizarse hasta que hayan sido lavados y desinfectados.

Para aprender más acerca de las herramientas y equipos de monitoreo de la temperatura de los alimentos para un monitoreo preciso y las 24 horas del día, por favor siéntase libre de contactar a ComplianceMate al 678.526.4628 para más información y una demostración gratuita hoy!

Fuente:

    • https://www.cdc.gov/foodsafety/foodborne-germs.html

Leave a Comment!