4 Competencias básicas para los líderes del siglo XXI

4 Competencias básicas para los líderes del siglo XXI

Los procesos actuales de seguridad alimentaria, como las auditorías, han evolucionado: los auditores pueden leer los datos históricos y contrastarlos con los datos actuales en tiempo real, mientras que simultáneamente suben sus conclusiones a un servidor en la nube. Múltiples puntos de venta bajo una marca pueden hacer un seguimiento de sus hitos en materia de seguridad e higiene alimentaria, o de las áreas de mejora, a través de estudios de referencia impulsados por datos. Las marcas de alimentos y bebidas que están cumpliendo y superando las expectativas de los consumidores lo hacen gracias a la dirección proporcionada por el equipo de liderazgo. A continuación se presentan cuatro competencias básicas para los líderes en materia de seguridad alimentaria con visión de futuro.

1. Visión para los negocios

Tanto si una organización es de naturaleza no lucrativa como si es propiedad de un capital privado, es fundamental que las personas que la dirigen tengan un conocimiento completo de cómo la empresa genera ingresos. Esto permite a los principales encargados de la adopción de decisiones estar en sintonía con las tendencias del mercado y mantenerse al día sobre los factores intrínsecos o extrínsecos que pueden influir en los ingresos netos de una organización. Por ejemplo, la retirada masiva de un producto puede dar lugar a la pérdida de consumidores, especialmente a través de la cobertura de los medios de comunicación. Esto a su vez da lugar a importantes recortes presupuestarios. Los líderes en materia de seguridad alimentaria con gran perspicacia comercial se aseguran de que los sistemas de seguridad y calidad de los alimentos existentes estén en consonancia con los objetivos de la empresa para el ejercicio económico.

2. Habilidades digitales

Los grandes datos, la cadena de bloqueo, la inteligencia artificial, la ciberseguridad, etc., siguen modificando la forma en que abordamos los sistemas de gestión de la seguridad alimentaria (FSMS). Por ejemplo, el enfoque integrado de IBM mediante el uso de la cadena de bloques, ha hecho que la gestión de la cadena de suministro ascendente y descendente sea más visible, transparente y precisa. Los sistemas de rastreo de alimentos se han beneficiado enormemente de ello, y marcas como Walmart y Value Visionary están impulsando la cultura de centrarse en el cliente poniendo a los usuarios finales en primer lugar. Los gerentes y supervisores deben invertir más tiempo para asegurarse de que su personal esté al tanto, y actualizado, de los avances tecnológicos en el ámbito de la seguridad y la calidad de los alimentos. Esto también supone una gran oportunidad para que los líderes colaboren con los equipos de aprendizaje y desarrollo.

3. Habilidades de la gente

Invertir en el desarrollo de las personas, antes que en los procesos, da mejores resultados. Una vez tuve el privilegio de trabajar bajo un líder que más tarde también se convirtió en uno de mis mentores. Este individuo me inspiró a desafiar mis habilidades de pensamiento crítico, negociación e influencia, involucrándome durante las sesiones de lluvia de ideas sobre los retos empresariales. Los líderes de la seguridad alimentaria del siglo XXI ya no pueden confiar en los enfoques tradicionales del liderazgo, como la microgestión, siendo el reductor accidental (o intencional) y siguiendo el enfoque jerárquico para interactuar con los empleados. Los líderes de la industria de alimentos y bebidas deben ser conscientes de ello. De hecho, la mayoría de los líderes confunden el compromiso de los empleados con la satisfacción de los empleados, aunque ambos factores tienen un papel igualmente importante que desempeñar en la productividad.

4. Habilidades técnicas específicas de la industria

Los distintos niveles de liderazgo tendrán un nivel de responsabilidad variable cuando se trate de mantener un SGSA. Por ejemplo, los procedimientos de control integrado de plagas requerirían un conjunto de aptitudes diferentes a las de los procesos de limpieza en el lugar. La ventaja de contar con un equipo multifuncional de HACCP es que los distintos niveles de conocimientos pueden unirse para garantizar el éxito general del sistema de HACCP aplicado. El énfasis en el desarrollo profesional continuo garantizará que los miembros del equipo de HACCP estén preparados de forma proactiva para los cambios previstos (o inesperados).

Las competencias mencionadas ilustran la necesidad de que los líderes modernos en materia de inocuidad de los alimentos se mantengan en sintonía tanto con la visión de la organización como con la visión colectiva del equipo que dichos líderes apoyan.

Leave a Comment!