Prepare su compañía para el proceso de implementación de la ISO

La preparación para un proceso de implementación de cualquier norma ISO puede ser abrumadora y estresante para organizaciones de cualquier tamaño. La forma en que una organización se prepara para un proceso de implantación de la ISO dependerá de factores como el tamaño y la complejidad de sus procesos, los conocimientos y la cultura actuales relacionados con la norma; es decir, la calidad, el medio ambiente, la seguridad, etc.; la madurez de cualesquiera otros sistemas existentes relacionados con la norma que se desee implantar, y muchos otros.

6 Consejos para facilitar el proceso de implementación de la ISO

A pesar de las diferencias que puedan existir entre las organizaciones, hay algunos consejos que facilitarán el proceso de aplicación de la ISO de cualquier sistema de gestión.

Conoce el estándar

Es esencial que parte del personal conozca los requisitos del sistema de gestión. No es necesario que todos sean expertos en los requisitos de la norma específica que se vaya a aplicar, pero los trabajadores clave deben conocer y comprender plenamente todos los requisitos de la norma.

Mantén a todos informados

El proceso de aplicación no es una tarea de unos pocos elegidos. Todos deben participar en este proceso. Cada trabajador necesita saber qué se está implementando, por qué se está implementando, cuáles son los beneficios para la organización y para ellos mismos, y cómo se involucrarán en el proceso. Cuando la gente esté informada, será más abierta y estará más dispuesta a colaborar en la implementación.

Analizar la situación actual de la Organización

Antes de empezar a aplicar cualquier sistema de gestión de la ISO, una organización necesita saber su nivel de cumplimiento con la norma. Esto permitirá a la organización comprender de antemano sus puntos fuertes y débiles en relación con el sistema de gestión de la ISO que desea aplicar y estimar el tiempo necesario para la aplicación.

Mapea tus procesos

Establecer y registrar los procesos actuales a fin de conocer las relaciones entre los departamentos y la forma en que los procesos fluyen dentro de la organización. Esto permitirá a las organizaciones planificar su aplicación por procesos y no sólo por áreas y departamentos.

Revise los procedimientos e instrucciones de trabajo existentes

Muchos procesos necesitan información escrita y documentada que garantice que las actividades se llevan a cabo de manera correcta. Las organizaciones necesitan revisar qué procesos están documentados y cuántas instrucciones de trabajo hay. No es lo mismo elaborar unos pocos documentos y revisar simplemente las instrucciones de trabajo que elaborarlas desde cero. Las organizaciones necesitan tener una idea de cuánto tiempo tendrán que invertir en la elaboración y revisión de los documentos.

Revise los programas de capacitación actuales

Evaluar los programas de formación y concienciación existentes. La capacitación y la sensibilización son una parte importante del proceso de aplicación y si una organización no ha considerado la posibilidad de capacitar a sus trabajadores, sería mejor redefinir estos programas para asegurarse de que un gran porcentaje de los trabajadores estén capacitados e informados sobre las políticas, procedimientos, reglamentos, etc. que formarán parte de sus actividades diarias.

Estas son algunas recomendaciones que ayudarán a su organización a prepararse para el proceso de implementación de cualquier sistema de gestión ISO.

Nota: Asegúrate de que toda la organización trabaja para los mismos objetivos y tirando en la misma dirección.

Leave a Comment!