Cómo entregar malas noticias a los clientes de auditoría

 

Los auditores son humildes mensajeros que entregan noticias a los clientes. La noticia suele ser una evaluación de los procesos de gestión. Y seamos honestos, los auditores pueden encontrar algo para informar en cualquier área, sin importar qué tan bien controlados estén los procesos. Pero eso no significa necesariamente que debamos informarlo todo. Siendo realistas, no importa lo que informe, su equipo de administración puede verlo como malas noticias o información negativa o no deseada. Al entregar noticias a los clientes de auditoría, es importante no quedar atrapado en el fuego cruzado si la gerencia decide dispararle al mensajero. Las siguientes son tres cosas que puede hacer para prepararse para entregar malas noticias a los clientes de auditoría.

Prepárate emocionalmente

Entregar malas noticias puede ser estresante para todos los involucrados en la conversación. La preparación es clave para controlar tus emociones. Conoce tu material. Asegúrese de comprender realmente los temas a tratar. Piensa en lo que necesitas decir y mantén la calma. Contrólate

Ahora, considere el estado emocional del cliente. Esto es personal para ellos. Es posible que tenga hechos, pero inicialmente, sus sentimientos pueden triunfar sobre los hechos. Su cliente podría desahogarse, desviarse o incluso peor culparlo. Pueden tener una crisis emocional completa. Esperemos que la gente se calme y haga preguntas. Entonces, si se ha preparado adecuadamente, su respuesta racional agregará más valor a la conversación.

Buscar soluciones

Nada es peor que lanzar una bomba proverbial de malas noticias y dejarla colgada sin ninguna solución sugerida. Imagina si alguien te dijera que podrías morir. Mi primera observación sería que dijeron que sí, así que me preguntaría cómo podría vivir. Le debemos a nuestros clientes buscar soluciones antes de la reunión. Por supuesto, esta no será la respuesta única para todos, pero ayudará a minimizar el malestar. Las soluciones de lluvia de ideas previas aseguran que esté preparado para las discusiones con los clientes y reduce la probabilidad de ser sorprendido cuando las emociones surgen.

Si ha llegado a la reunión de salida sin discutir problemas y soluciones con los clientes, está haciendo algo mal.

Ser genuino

Independientemente de la situación, sus clientes merecen respeto y dignidad. Por lo tanto, debe mostrar un cierto nivel de compasión y autenticidad al entregar malas noticias. Esto no significa que debas diluir la verdad. Pero la honestidad no tiene que ser dura.

Leave a Comment!